1132.jpg

Mi experiencia como cornudo

La infidelidad en pareja es un asunto grave y que termina relaciones, incluso existen países donde el adulterio es penado con la muerte, pero ¿Qué piensas si te digo que me encanta cuando Estela me pone el cuerno? nuestra relación es muy versátil, por lo que no nos consideramos de un gusto particular en especial, pero esta tendencia proveniente del BDSM, me gusta.



¿Sabes que es el Cuckolding o cuckold?


Esta peculiar modalidad consiste en que una mujer tenga relaciones con un tercero y posteriormente le cuente los detalles a su pareja y en algunos casos le dejen ver la sesión, a diferencia de los tríos, aquí el cornudo no participa activamente de la sesión. A esta práctica también la denominan la suerte del cornudo consentido y es que siempre el objetivo será sentir excitación sexual.


Una encuesta en EE.UU. ha revelado que el 58% de los hombres y un tercio de las mujeres han fantaseado alguna vez con ser cornudos consentidos.


“La excitación que produce este tipo de situaciones puede ser originada por la experimentación vicaria de la relación sexual que se está acostumbrado a llevar como protagonista”, afirma el doctor Leon Seltzer, pues de algún modo ser el espectador aumenta los niveles de excitación.


Este genero particular es catalogado dentro del mundo BDSM pues incluye una mezcla de varios fetiches, entre los que puedes encontrar:


Sumiso:

Un marido reconoce que es incapaz de satisfacer a su mujer, por diversos factores, ya sea impotencia, eyaculación precoz o un pene diminuto, por lo que accede a que un hombre venga a darle la satisfacción sexual de la que él está imposibilitado a dar.


Dominante:

Es una forma de masoquismo, ya que en el existe una humillación mental. El marido es consciente y está dispuesto a que su esposa esté en manos de otro hombre. Disfruta siendo humillado, degradado y experimenta actividades degradantes de su esposa y su amante sexual. También existe la posibilidad de intercambiar ese rol de dominación pues el cornudo convierte a su pareja en un objeto deseado por otro hombre, mientras que piensa que sigue siendo de su “propiedad” hace que haya personas que lo sientan como un estatus, de igual forma existe la creencia que también esconde en cierto punto la bisexualidad del hombre, pues sin tapujos disfruta a otro hombre realizando el acto sexual.


Voyeur:

El cuckold también puede considerarse voyerista, ya que el voyerismo es el acto de obtener placer observando actitudes íntimas o sexuales de otros, sean estos conscientes, o no. El cuckolding se da bajo las estrictas normas de consentimiento de los tres individuos involucrados.



Origen del término


La palabra proviene del cuco (cuckoo en inglés) un pájaro conocido por el hábito de las hembras de dejar los huevos en el nido de otros, con el fin de que estos los cuiden, sin que el macho sospeche nada, está acción del cuco hembra fue nombrada por primera vez en la literatura del siglo XIII y usado para definir a un hombre del que todo el pueblo sabía que era cornudo.


HotWife


La hotwife es la mujer casada (o en una relación estable) que se acuesta con otros hombres con el permiso de su esposo, los cuales generalmente son seleccionados por el marido.


Simbología


La reina de picas con una Q en su interior (representación anglosajona del Queen of Spades) ha sido adoptada como un símbolo del movimiento y es generalmente usado por la mujer que tiene permiso para tener un tercero, si lo ves algún día en la joyería, prenda o tatuado en alguna chica, es probable que te encuentres frente a una mujer con permiso para engañar.









La experiencia.


"En mi mente veo a mi mujer follada por varios hombres, todos de raza negra y con miembros bastante más grandes que el mío. La penetran, tanto, sin delicadezas de ningún tipo, como si ella no fuese más que un objeto para usar a su antojo, ella no solo les deja hacerlo a su antojo, sino que no para de darles las gracias y pedirles que le den con más dureza..


Se que esos negros que se están dando a mi mujer, lo están haciendo ahora mismo en algún lugar que desconozco, las imágenes vuelan en mi cabeza, pues no estoy ahí, pero imagino que es todo como ya lo habíamos acordado".


La historia termina al día siguiente donde yo nervioso esperaba la historia que tenía para contarme, mi pecho, mi corazón estaba tan alterado, no podía esperar a que regresara de su viaje y me volviera a contar su experiencia, pero ahora listo para verla a los ojos y tocarla mientras me cuenta la misma historia y comprobar que es como la imaginé.


Realmente el motivo de la práctica es lo que menos importa, está claro que quienes lo practican de manera libre y consciente lo disfrutan libremente.


Desde hablar con otras personas, o parejas, intercambiar conversaciones eróticas, fotos, videos e incluso encuentros puede ser la clave que acabe con la monotonía en la pareja y de un toque más que picante a tu relación sexual.


¿Y tú…? ¿Te atreves?


Jerónimo

1025 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo